Calme sus nervios: 3 consejos antes de tatuarse

Hay muchas personas que deciden no someterse a tratamientos de maquillaje permanente o tatuajes porque les da miedo sentir dolor. Sin embargo, hacerse un tatuaje no tiene por qué ser más doloroso de lo necesario. Puede prepararse de tantas formas como desee para sentir el menor dolor posible. A continuación, le presentamos algunos consejos de cómo prepararse de la mejor forma posible si tiene miedo al dolor que causa tatuarse.

 

Hable sobre sus preocupaciones con un profesional.

Es normal tener miedo a tatuarse. Es poca la gente que siente comodidad cuando una aguja penetra su piel una y otra vez. También puede saber con seguridad que su tatuador ha conocido a muchas personas, y cada una de ellas enfrenta el dolor a su propia manera. Por lo tanto, podría ser una buena idea visitar al tatuador y conversar con él o ella para ver si tiene algún consejo útil sobre cómo soportar el dolor.

 

Escuche música y cambie su foco de atención

Otra gran forma de distraerse del dolor es escuchando música. Para muchos, el zumbido de la aguja que va introduciendo la tinta en la piel es suficiente para tener los pelos de punta. Con unos auriculares y una suscripción a Spotify, podrá silenciar fácilmente el tenebroso sonido de la aguja. Escuche su música favorita e intente centrarse en la letra y las increíbles melodías en vez del ruido del estudio de tatuajes.

 

Use una crema para aliviar el dolor

Para minimizar el dolor, es una buena idea invertir en una crema aliviadora. Se puede aplicar en el área donde se hará el tatuaje antes de que comience el tratamiento. De esa forma, gracias a la crema, se adormece la piel y se siente menos dolor al tatuar esa área.

 

Es importante recordar que la crema deja de hacer efecto en algún punto, pero puede ayudarlo a soportar la peor parte. Sin embargo, siempre asegúrese de preguntarle a su tatuador si puede aplicar la loción en su piel antes de la sesión de tatuaje. La crema también puede ser muy útil si necesita varias sesiones de tatuaje.

 

A pesar de que es fácil tener miedo a tatuarse, normalmente no es tan malo como uno piensa una vez que comienza. Mucha gente cree el dolor que uno experimenta al tatuarse es una de las razones por las que sigue viniendo una y otra vez. El dolor genera un “pico de adrenalina”, sin el cual es imposible vivir. Arriésguese y anímese a hacerse un tatuaje que le traerá increíbles recuerdos cada vez que lo mire.

This site uses cookies to offer you a better browsing experience. By browsing this website, you agree to our use of cookies.